Menú

La norma de El Plato del Bien Comer

Muchos nos hemos preguntado alguna vez en qué consiste el famoso Plato del Bien Comer. Uno pensaría que tiene que ver con que un nutriólogo te diga que es lo que puedes o no comer y en qué cantidad. La realidad es que El Plato del Bien Comer va mucho más allá de determinar la proporción adecuadamente la comida que una persona debe consumir.  Hoy en día ya existe una norma oficial creada por la Secretaria de Salud, la cual tiene como objetivo dar una orientación alimentaria adecuada a la población para prevenir problemas de salud relacionados con la alimentación; la NOM-043-SSA2-2012.

De acuerdo a la NOM, la orientación alimentaria se debe efectuar por medio de una buena educación para la salud, la cual se puede obtener por medio de personal capacitado y con acceso a información adecuada. Con el objetivo de proporcionar dicha información adecuada, la norma hace un gran énfasis en seguir lo más básico para una dieta balanceada: El Plato del Bien Comer. Pero, ¿En qué consiste?

La principal estructura de El Plato del Bien Comer es dividir a los alimentos en tres grupos principales: Frutas y verduras, Cereales y Leguminosas y alimentos de origen animal.  En cada una de las comidas del día, se debe de incluir al menos un alimento de cada uno de los tres grupos, evitando que estos se repitan en un mismo día. El Plato del Buen Comer es una manera de ilustrar las opciones y la variedad que conforman cada uno de los grupos.

 Plato del bien comer

Cada grupo lo describe como se muestra a continuación:

Verduras y frutas. Son fuente de vitaminas, minerales y fibra que ayudan al buen funcionamiento del cuerpo humano, permitiendo un adecuado crecimiento, desarrollo y estado de salud.

Algunos ejemplos de verduras: acelgas, verdolagas, quelites, espinacas, flor de calabaza, huauzontles, nopales, brócoli, coliflor, calabaza, chayote, chícharo, tomate, jitomate, hongos, betabel, chile poblano, zanahoria, aguacate, pepino, lechuga entre otras.

Algunos ejemplos de frutas:  guayaba, papaya, melón, toronja, lima, naranja, mandarina, plátano, zapote, ciruela, pera, manzana, fresa, chicozapote, mango, mamey, chabacano, uvas, entre otras.

Cereales y tubérculos. Son fuente principal de la energía que el organismo utiliza para realizar sus actividades diarias, como: correr, trabajar, jugar, estudiar, bailar, etc., también son fuente importante de fibra cuando se consumen enteros.  

Algunos ejemplos de cereales:  maíz, trigo, avena, centeno, cebada, amaranto, arroz y sus productos derivados como: tortillas y productos de nixtamal, cereales industrializados, pan y panes integrales, galletas y pastas.

Leguminosas y alimentos de origen animal. Proporcionan principalmente proteínas que son necesarias para el crecimiento y desarrollo de los niños, para la formación y reparación de tejidos.  

Algunos ejemplos de leguminosas:  frijol, haba, lenteja, garbanzo, arveja, alubia y soya. Algunos ejemplos de alimentos de origen animal: leche, queso, yogurt, huevo, pescado, mariscos, pollo, carnes rojas y vísceras

Adicional, la NOM da recomendaciones para seguir adecuadamente El Plato del Bien Comer: comer en gran medida frutas y verduras preferentemente con cáscara; incluir cereales integrales en cada comida; comer alimentos de origen animal con moderación; tomar agua con abundancia; evitar lo más posibles los azúcares, grasas, aceites, enducolorantes y sal; realizar tres comidas y dos colaciones al día; y hacer ejercicio al menos 30 minutos diarios.

Seguir los principios básicos de El Plato Del Bien Comer y sus recomendaciones no sólo favorece al buen funcionamiento del organismo, sino que también ayuda a evitar enfermedades como la diabetes, hipertensión, obesidad, y otras. 

Tener una dieta balanceada es una responsabilidad personal que todos deberíamos asumir, y hoy en día ya contamos con herramientas como la NOM-043-SSA2-2012 que nos pueden ayudar a mejorar nuestros hábitos alimenticios, claro, sin olvidar que siempre se recomienda la participación de un experto.

FUENTE: Secretaría de Salud. NORMA Oficial Mexicana NOM-043-SSA2-2012, Servicios básicos de salud. Promoción y educación para la salud en materia alimentaria. Criterios para brindar orientación. 22/01/2013. Disponible en: http://dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5285372&fecha=22/01/2013

 

 

 

Etiquetas
Artículos de interés
Next Post

La obesidad: el principal problema de salud de México.