Menú

La obesidad: el principal problema de salud de México.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS) “la nutrición es la ingesta de alimentos en relación con las necesidades dietéticas del organismo. Una buena nutrición (una dieta suficiente y equilibrada combinada con el ejercicio físico regular) es un elemento fundamental de la buena salud. Una mala nutrición puede reducir la inmunidad, aumentar la vulnerabilidad a las enfermedades, alterar el desarrollo físico y mental, y reducir la productividad.”

Hoy, México vive uno de los más graves problemas de nutrición, la obesidad. Actualmente el 73% de los adultos y el 35% de los niños y adolescentes sufren algún tipo de obesidad o sobrepeso.

La causa principal del el sobrepeso y la obesidad es un desequilibrio energético entre calorías consumidas y gastadas por una persona. En mucho de los casos, los cambios en los hábitos alimenticios se asocian con cambios ambientales y sociales y la falta de políticas de apoyo en el sector salud, agricultura, transporte, medio ambiente, comercialización de alimentos y sobretodo educación.

La realidad es que la obesidad representa hoy un gran problema en el desarrollo del país. La obesidad genera altas perdidas económicas debido al alto costo al sector público, provoca una menor productividad laboral de las personas y disminuye su calidad de vida. 

De acuerdo a la IMCO, “Los costos sociales por dicha enfermedad ascienden a más de 85 mil millones de pesos al año. Estiman que cada año se pierden más de 400 millones de horas laborables por diabetes asociada al SPyO, lo que equivale a 184,851 empleos de tiempo completo. Esto a su vez representa el 32% de los empleos formales creados en 2014. Además, anualmente mueren 59,083 personas a causa de dicho padecimiento, de las cuales 45% se encuentran en edad productiva.”

A todo esto, surge una pregunta muy importante: ¿cómo podemos disminuir el sobrepeso y la obesidad? Como se menciona anteriormente, debido a que una de las causas de la obesidad es la falta del apoyo al sector salud, el gobierno a través de la Secretaria de Salud debe fortalecer planes de acción y campañas de difusión para que todas las personas estén informadas sobre la obesidad, sus consecuencias y las maneras de prevenirla.  Es evidente que los cambios alimenticios en las personas anticipadamente tienen un mucho menor costo que el combatir la enfermedad una vez que ya se padece.

Adicional, la actividad física es un gran motor para disminuir la obesidad y sobrepeso. Tanto las escuelas públicas como privadas, deben fortalecer sus planes para que los alumnos hagan más deporte, ya sea dentro de las horas de escuela o como actividades extracurriculares. También se debe aumentar los espacios públicos para que la gente pueda hacer diversas actividades físicas en sus tiempos libres de manera fácil y rápida.

Aunque la obesidad y el sobrepeso son consecuencias de actos personales por no tener una dieta balanceada, la intervención del gobierno y de sus diferentes instituciones es muy importante para disminuir la enfermedad. Si se promueve una educación nutrimental adecuadamente y una actividad física constante los gastos y las muertes por esta enfermedad disminuirían exponencialmente. 

 

FUENTE:  

IMCO. Kilos de más, pesos de menos: Los costos de la obesidad en México. Disponible en: http://imco.org.mx/banner_es/kilos-de-mas-pesos-de-menos-obesidad-en-mexico/

OMS. Segunda Conferencia Internacional sobre Nutrición. Documento final de la Conferencia: Declaración de Roma sobre la Nutrición 2014.

OMS. Obesidad y sobrepeso. 2016 . Disponible en: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs311/es/

 

 

 

Etiquetas
Artículos de interés
Previous Post

La norma de El Plato del Bien Comer

Next Post

ENSALADA DE ATÚN CON APIO